Publicado el:
Abr
16
Salud y Calidad de Vida

Consejos para el regreso a la presencialidad

Estudiantes de la Maestría en Salud Mental Comunitaria nos presentan una serie de recomendaciones para afrontar esta nueva normalidad.
regreso a la universidad

Recomendaciones en el desarrollo de políticas gubernamentales

Los encargados de formular políticas públicas deben abordar con urgencia la exclusión digital a través de la provisión de libre acceso a internet universal, la asignación de medios tecnológicos a las familias sin recursos.

Recomendaciones a nivel comunitario

-Identificar a las familias que podrían necesitar apoyos adicionales y a las familias que han podido experimentar situaciones de duelo y trauma.

-Identificar trabajadores clave en la comunidad para prestar apoyo a las familias que han experimentado problemas financieros, sociales, personales, emocionales o de seguridad personal.

Recomendaciones a nivel de instituciones educativas

- Reflexionar sobre cómo la experiencia de confinamiento nos ha afectado personalmente y cómo ha afectado a la clase, al centro educativo y a la comunidad, de forma que se pueda aprender de los éxitos y errores.

- Potenciar la resiliencia del profesorado promoviendo el sentido de pertenencia, reforzando su capacidad para buscar ayuda y su capacidad de aprendizaje continuo.

- Abordar con el equipo docente un plan de acción para asegurar y proteger la salud física y emocional de toda la comunidad académica.

 

Te puede interesar: Dra. María Clara Rangel, representante de la educación superior y líder femenina

Recomendaciones sobre los espacios físicos

- Debatir y explicar a los alumnos las nuevas reglas a su regreso. Se debe explicar y debatir en clase las nuevas reglas para mantenerse seguro en la institución.

- Crear microgrupos dentro de cada aula para trabajar en un área definida. La guía cita el ejemplo de los centros educativos de Dinamarca, donde cada clase se organiza en microgrupos más pequeños, a los que se les asigna un área de la sala demarcada para trabajar, con un profesor. Este modelo ayuda a reducir los contactos físicos entre alumnos. Asimismo, otra posibilidad es realizar actividades al aire libre en la medida que sea posible.

- Promover conductas de higiene.

- Apoyar las modalidades de aprendizaje combinado (presencial y online).

- Reintegrar a toda la comunidad educativa

- Identificar alumnos y profesorado en condiciones de riesgo mayor

- Alumnos con necesidades adicionales.

Recomendaciones a nivel individual

Para algunos estudiantes el periodo de confinamiento ha podido llevar consigo una experiencia de trauma, duelo o gran estrés, unido a las limitaciones sociales, de ocio y de aprendizaje. Estos desafíos pueden haber aumentado la sensación de impotencia. A este respecto, la institución educativa debe estar preparada para responder a las necesidades sociales, emocionales y de salud mental de los alumnos y para contribuir al desarrollo de su resiliencia.

Por: Leidy Nathalia León Nieto y Jenny Melissa Amaya Silva, candidatas a magíster de Salud Mental Comunitaria- Facultad de Enfermería.