Publicado el:
Ene
26
Internacionalización

Los retos de la internacionalización en medio de la pandemia

María Claudia Coral, Coordinadora del Área de Relaciones Internacionales, analiza el contexto actual nacional e internacional.
Intercambio estudiantil

La educación superior en el mundo se está transformando debido a la emergencia sanitaria que también ha producido una crisis económica a la que se están enfrentando muchos países. Esta situación ha afectado a la estructura de los países y sus sectores. Particularmente en la educación, Según Francisco Marmolejo de la fundación Qatar hoy más de 200 millones estudiantes en el mundo dejaron de asistir a clases presenciales, algunos reciben clases virtuales y otros simplemente han suspendido su formación. Esta situación nos supone nuevos retos de acceso, pertinencia, conectividad y cooperación.

La educación internacional no es ajena a esta situación, en el mismo estudio de la fundación se evidenció que durante este primer semestre de 2020 aproximadamente el 30% de los estudiantes de todo el mundo que iniciaron su movilidad internacional aún se encuentran en sus instituciones de destino, por lo que desde las universidades se han establecidos redes de colaboración para apoyarlos en el regreso a sus casas, sin afectar su desarrollo académico.

La clave de estos tiempos supone una importante adaptación, resignificación de conceptos y ajuste en los roles que se han venido desempeñando en el mundo académico.

Te puede interesar: Hablando con los niños sobre el COVID-19

Es hora de adaptarnos e innovar en un mundo en el que el futuro de las fronteras es incierto, estableciendo otras formas de interactuar. Por ejemplo, aprovechando las tecnologías para generar intercambios virtuales de estudiantes, docentes, investigadores y administrativos en donde se compartan contenidos, se hagan talleres grupales multinacionales y se presenten soluciones consensuadas a los retos a los que hoy nos enfrentamos.

Entender que estamos conectados y que los problemas no son solo locales, nos hace repensar la ciudadanía global en las soluciones que aportamos tienen implicaciones cada vez más amplias para las cuales debemos estar preparados. Durante la emergencia hemos visto que cada quien ha podido aportar desde su experticia y que, es a partir de la colaboración que se obtienen avances en los resultados. Tener empatía y compresión de la situación que hoy vivimos, aportar desde los saberes propios de cada profesión, trabajar en ambientes multiculturales y cooperar para el desarrollo de la ciencia, son los valores que nos acompañan y serán los que nos guíen en los años que vienen.

Es así como los roles que veníamos desempeñando se transforman, para tener el mundo en nuestra aula de clase en donde el docente es el actor principal en la inclusión del componente internacional y todos participan construyendo equipos multinacionales. Nos vinculamos cada vez más con redes mundiales de conocimiento a través la tecnología y las diversas herramientas de interacción, compartiendo el conocimiento disponible en cada micro currículo. Nos adaptamos para enseñar las habilidades que hoy se necesitan en el mundo cambiante y profundamente interrelacionado.