Publicado el:
Ago
06
Salud y Calidad de Vida

Lineamientos de atención clínica en optometría para esta época

Para los optómetras es importante identificar sintomatología relacionada al COVID-19 y efectuar medidas de bioseguridad para prevenir contagio.
optometria

A comienzos del mes de marzo se identificaron los primeros pacientes con COVID-19 en el país y a su vez se dieron a conocer noticias sobre los signos y síntomas a nivel general y ocular que afectan a los pacientes portadores del virus; algunos pacientes no presentaban mayor sintomatología, pero algunos casos clínicos reportaban solo cambios específicos a nivel ocular. En el caso del ojo, los reportes de especialistas en diferentes partes del mundo han descrito que las personas con coronavirus pueden desarrollar conjuntivitis, antes de la aparición de otros síntomas.

Es relevante la implementación de protocolos y medidas de bioseguridad para la atención de pacientes, teniendo en cuenta los lineamientos que da el Ministerio de Salud y Protección Social para los servicios relacionados con la atención de la salud visual en los servicios de optometría, durante el periodo de la pandemia por SARS-CoV-2.

Te puede interesar: La importancia histórica de la Ingeniería Electrónica en los avances médicos

Lady Angarita Contreras, docente del programa de Optometría de la Universidad El Bosque, enuncia algunos protocolos que los optómetras deben considera para la atención de pacientes:

-Realizar el formato triage de consulta donde se identifica o descarta posibles síntomas relacionados con el COVID-19.

-Realizar entrevista telefónica o de manera virtual al paciente para disminuir el tiempo de contacto de manera presencial.

-En el ingreso del paciente, se realiza: desinfección de calzado en un tapete impregnado de amonio cuaternario de 4ta o 5ta generación, toma de la temperatura con termómetro infrarrojo (temperatura mayor a 37.3° según la OMS, se considera sospechoso), higiene de manos con alcohol glicerinado al 70% o lavado de manos con agua y jabón antiséptico por mínimo 60 segundos y secado de manos con toalla de papel; se puede implementar el cambio de tapabocas por uno quirúrgico si se observa que está visiblemente sucio.

-Al inicio de los procedimientos, el profesional debe realizarse el lavado de manos durante 60 segundos, siguiendo los 5 momentos recomendados por la OMS.

-Uso Elementos de Protección Personal (EPP) por parte del optómetra, como el overol anti fluido o bata quirúrgica que se desecha al final de la jornada, tapabocas quirúrgico o N95, careta o monogafas, guantes de nitrilo que se cambian en la atención de cada paciente.

-Se prohíbe al profesional el uso de accesorios como aretes, relojes, collares o pulseras, entre otros y se recomienda mantener el cabello recogido.

-Uso de calzado exclusivo para el lugar de trabajo.

-Documentar los datos de toma de la temperatura al ingreso y a la salida de los pacientes como también al ingreso y salida del profesional del lugar del trabajo.

-Implementar el uso de consentimiento informado. El profesional debe explicar al paciente los posibles riesgos que tiene al estar en consulta y se debe asegurar de que el paciente entienda tales riesgos, acepte y firme el documento.

-Reforzar el protocolo de limpieza y desinfección del consultorio (área semi crítica) previo a la atención de cada paciente, teniendo en cuenta limpieza rutinaria y terminal.

-Se debe realizar la limpieza y desinfección de equipos biomédicos antes y después de la atención de cada paciente.

Adicional a esto, es necesario tener áreas específicas para que el profesional pueda ponerse y retirarse los EPP, así como espacios para guardar los objetos personales con riesgo mínimo de contaminación. De igual forma, por la proximidad en consulta entre paciente y profesional, es necesario el uso de protectores en acrílico que se utilizan como barrera de salpicaduras en los equipos biomédicos que se manipulan en el examen. A su vez, se deben ubicar las señalizaciones en el lugar, como el uso obligatorio del tapabocas, el distanciamiento de personas y el protocolo del lavado de manos, entre otros.

Por otro lado, es importante revisar los estándares de habilitación de servicios de salud de los que habla la resolución 3100 de 2019 donde definen los procedimientos y condiciones en la inscripción de profesionales de la salud y revisar el decreto 1030 de 2007 que habla de los requisitos que deben tener los dispositivos médicos para la salud visual y ocular y los lugares donde se manipulan estos insumos; es fundamental adaptar los lineamientos de esta normatividad al manejo del COVID-19.

La docente del programa de Optometría, indica que los protocolos nombrados, ayudan a prevenir el contagio y a optimizar el tiempo en consulta, teniendo en cuenta el riesgo que tienen los profesionales de la salud visual y ocular que realizan atención de pacientes en los servicios de optometría.

En conclusión, las medidas de bioseguridad y protocolos que describen el paso a paso del procedimiento a realizar, adoptados en la consulta de optometría, minimizan el riesgo de contagio para los profesionales y pacientes, y favorece la salud visual y ocular de la comunidad.